viernes, 8 de septiembre de 2006

VOS

Y estabas ahí

Como en el principio.
Oculta en algún pliegue olvidado
de mi memoria

Verte fue sentir
otra vez el corazón en el cuerpo

Tu risa, como antes
como ahora y siempre
suena en mi alma

Perderme en tu mirada de miel
como entonces,
tus manos que dibujan
mariposas en el aire.

Principio
Entonces
Ahora y siempre

1 comentario:

  1. La sonrisa del hombre que más amé quedó estampada en mi cerebro de forma indeleble. Me acompaña, por suerte o a mi pesar. Me hace sonreir como un reflejo cada vez que la vuelvo a evocar. Y seguramente será la última imagen que olvide o la última imagen que recuerde.

    ResponderEliminar