jueves, 18 de enero de 2007

Más cuentas ( o de cómo sentirse pequeño )

Supongamos 12 años de edad.
Supongamos 60 años de edad.
El intervalo es de 48 años.
Admitamos 52 semanas por año.

Supongamos un ritmo de lectura de dos libros por semana.

48 x 52 x 2= 4992.

Una gota de agua en el océano de la literatura.

2 comentarios:

  1. jajaj, bueno canilla, buen matemático! por el post y por el link de "las tres". No olvides aquello de "tres eran tres y ninguna era buena".

    Yo siento la pequeñez que refieres en el título cuando entro en una librería. Es una bajada de humos total. No puedo regresar a casa sin perder de vista que antes que yo, hay otros miles y miles de escritores mejores.

    ResponderEliminar
  2. ¡uf! a mí no me salen las cuentas ...
    necesitaría cienes de vidas para llegar a leer todo aquello que quisiera.
    Y como dice mi companya.... hay tantos y tantos mejores que yo.

    ResponderEliminar