viernes, 7 de septiembre de 2007

29

Día de ñoquis.
Comida familiar si las hay. Puede representar lo que vive una familia.
La imagen ancestral en nuestra memoria es la de la mesa enharinada, tabla gastada por los años de cocina.
Utensilios mordidos por el tiempo y las generaciones de manos familiares que los suavizaron y moldearon.
Ñoquis alegres, ñoquis tristes.
Nostálgicos.
Ñoquis transoceánicos que recuerdan el terruño al inmigrante.
Y al exiliado.
Ñoquis pobres, pesados y harinosos.
Ñoquis sofisticados.
Pasta, queso , vino.
Alimentos que nos devuelven a nuestra condición de simples, mortales y pequeños seres humanos.

2 comentarios:

  1. Uy! me dieron muchas, muchas ganas de hacer y comer ñoquis, no creo que espere al 29. Ñoquis con vino tannat, salú!

    ResponderEliminar
  2. ¡La casa se llena de alegría cuando cocino ñoquis!

    Canilla, ¿por dónde andas que se te ve tan poco? Fue una alegría leerte nuevamente por los pagos Liter.

    ResponderEliminar