miércoles, 26 de marzo de 2008

Crónica de un país

Esta mañana , al llegar a mi trabajo un ciclista me insultó de arriba abajo.
Yo doblé a la izquierda, desde una avenida de doble mano, habilitado por el semáforo. El circulaba de contramano, por una avenida , y sin observar a quien habilitaba el sentido de circulación.
Las infracciones fueron de él, pero como hay un Estado ausente, el no tiene multas y eso le permite sentir que es dueño del tránsito y que no debe pensar en los demás.

Los chacareros-granjeros-hombres de campo o como se los llame, disfrutan de un boom particular gracias a una tasa de cambio del dólar en el mercado interno que soportamos todos los que no exportamos soja pero vivimos acá.
El Estado ausente o mal comunicador no maneja con inteligencia la situación y eso les permite sentirse dueños de la exportación y que no deben pensar en los demás.

Gracias a la ideología neoliberal del libre mercado, nuestros hombres de campo preferirían exportar toda su producción de carne –soja-trigo o lo que sea si los precios internacionales y el tipo de cambio los favorecen. El mercado interno que se muera de hambre o que coma pasto, la rentabilidad manda.
El Estado ausente no marca con rigor y claramente cuales son las cuotas que deberían cumplirse para el abastecimiento normal interno y eso les hace creer que no tienen por que pensar en los demás.

La clase política se protege y perpetúa a si misma y la participación política como método de control y administración ha sido despedazada como ideario de la gente visto el desempeño de esa clase política.
Cada cual protesta como puede sólo cuando le tocan en algo que le molesta, donde quiere y sin pensar por un momento en los demás.

Los piqueteros de Gualeguaychú cortaron las rutas y nadie buscó una salida inteligente.
El buenazo(…) de Tabaré dijo, con las rutas cortadas no negocio.
Ahora el gobierno de CFK es presa de su propia trampa y los sectores más ricos de la población en su conjunto ( ver la info del amigo Artemio) se apropiaron del lenguaje de la protesta de los piquetes originarios y le cambiaron el significado.

Como hace trece días tenemos el paro “campero” que nadie pudo prever-negociar gracias a medidas pésimamente comunicadas resulta que el precio de los huevos aumenta el 45 %.
Oferta y demanda, doña Rosa, los misterios del mercado.

Nadie piensa en los demás.
Nadie es capaz de proyectar, solo se vive aquí y ahora.
Prima la sensación del sálvese quien pueda.

Gente difícil hace un país difícil

2 comentarios:

  1. Che canilla, te dejo poner una sucursal del kiosko enfrente de mi café. Nos vemos!

    ResponderEliminar
  2. Che, no habrìa que revisar la categorìa estado ausente, habida cuenta que en tu propio análisis, en el que coincido, queda claro que el estado no es ausente cuando, a través de la flotación sucia, define la renta; en este caso para los sectores "del campo".
    Saludos.

    ResponderEliminar