viernes, 2 de mayo de 2008

Chicago. USA, Mayo 1886

Georg Engel, alemán 50 años, tipógrafo.
Adolf Fischer, alemán 30 años, periodista.
Albert Parsons, estadounidense 39 años,periodista.
August Spies, alemán 31 años,periodista.
Louis Linng , alemán 22 carpintero.

Jose Martí, por entonces corresponsal de La Nación , escribía

"...salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro... Firmeza en el rostro de Fischer, plegaria en el de Spies, orgullo en el del Parsons, Engel hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita: "la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora». Les bajan las capuchas, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable..."



.

4 comentarios:

  1. Cuáles fueron los cargos por los que los condenaron?

    ResponderEliminar
  2. En la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 por la demanda de la jornada laboral de las ocho horas,
    con los disturbios que se produjeron,detuvieron a sindicalistas anarquistas acusados de promoverlos y fueron ahorcados por esa acusación .

    ResponderEliminar
  3. interesantísimo... desconocía el tema. Siempre un placer recorrer su blog

    ResponderEliminar
  4. Uf, qué escena tan fuerte.
    Cuanta verdad en esta afirmación: " la voz que vais a sofocar...", porque una muerte no siempre mata.
    Esta es la paradoja que ningún poder puede evitar.

    Saludos

    ResponderEliminar