miércoles, 7 de enero de 2009

See the man with the lonely eyes

Arrancar el año , después de unos dias de poca actividad de trabajo, y poca lectura sobre la realidad, también. Tardes de poesía y vodka, mucho Alberti, Goitysolo, Guillén. Mucho Absolut, que fue un buen regalo de Navidad mezcaldo con Martí, para conmemorar la revolución en una forma diferente. Algo de Éluard, algo de Brecht.

Tardes de Animals.

Y del viejo Supertramp.

Give a little bit

1 comentario:

  1. Bue...un inicio de año tranquilo, llenos de simbolos que se mojaban por la blanca bebida.
    Ojala que esos momentos se repitan durante el año, aun con el trabajo a mil, la facultad y sus apuntes efimeros!!
    Saludos

    ResponderEliminar