viernes, 20 de febrero de 2009

Procesos de construcción

El Gran Capitán del fútbol uruguayo, el negro Obdulio tiró una de esas frases, o se dice que dijo, que quedan para siempre en el habla popular, mediada como voz del saber. " Los de afuera son de palo ", queriendo construir como significado que el partido se jugaba en la cancha y no importaba en el '50 que el Maracaná todo estuviera contra once charrúas solitarios.
Pelota al piso, cabeza fría, corazón y pases cortos. Con ese simple discurso les cambió la cabeza a sus compañeros y el resultado es conocido.
Miro la realidad política actual,me largo a opinar consciente de todos los libros que me falta estudiar para dar a mi opinión una base teórica más rigurosa. Y doy una visión más en una escena llena de opinólogos y opinantes, al lado de alguno de los cuales Rocinante tendría voz exquisita.
Reutemann toma la voz del hombre de campo, levanta alguno de sus ...intereses?. Le da a su cortedad y parquedad habitual un semitono de taciturnidad rural.
Asume el personaje de campo con mundo. Varón, macho (hay que dar una conferencia de prensa recién salido de la operación). Apela a su imagen de tipo arriba del tractor y da una imagen más auténtica que la de cualquier Biolcatti. Sus manos enormes manejaron tractores, autos F1, ordeñaron vacas y acariciaron rubias en Mónaco.
Narváez se para en la construcción del discurso de la seguridad y la mano dura. Vigilancia y jet set. No suma sólo pero no resta. Y en el barrio, en el conurbano que describe tan bien nuestro amigo se sabe que " billetera mata galán". Un candidato para el asustado por los asaltos y que sólo pide más villeros en cana.
Macri es gestión. No importa la ideología. Hacer gestión sin ideología es en si mismo una mentira. Ocultar la ideología que subyace y orienta toda gestión es una definición política que habla del uso del poder como herramienta hegemónica que vacía de sentido a la administración de la res pública transformándola en un negocio privado..
La izquierda testimonial, como diría Verbitsky, militante y comprometida sigue siendo responsable, por ineficaz, de no haber logrado que una propuesta de construcción política, de un modo de vivir , fueran comprendidos por la gente que vive por Camino de Cintura y toma La Costera todos los días. Gente que nunca oyó hablar de Puán o de Franklin-que me tocan de cerca- y que no tiene idea de las diferencias entre Fidel y Vladimir Ilich.
No voy a pensar en Carrió o la UCR residual. Estamos en carnaval, pero lo que importa de la murga son las voces principales, no la comparsa.
Así que la lucha por el poder la realiza la derecha más rancia, más derecha, apoyada en los medios que son funcionales. Que usan su poder económico generando la voz popular, instalando el sentido .
El gobierno K no es un gobierno de izquierda como pretende instalar la visión mediática.
Es un gobierno peronista de centro, algo Nac& Pop. Levanta algunas banderas caras a este sector. Ha logrado imporantísimos avances en esa dirección, a no dudarlo.Logró sacar del pozo profundo al país con una política audaz, pero haber pasado de una tasa de desocupación cercana al 30 % a una aproximada del 10 no es suficiente.Maquillar al INDEC es tolerable un tiempo, no todo el tiempo.
Entonces , si para poder disputar el sentido de la política hay que entrar en el terreno de Tinelli y el caño, de TN y el asalto, hay que sacar el partido de la cancha. Hacer jugar a aquellos que lo miran desde el tablón.
Cabe preguntarse si es incapacidad o un análisis incorrecto de la realidad lo que hace que el grupo K no modifique su orientación.
Honestamente, no lo creo. En mi opinión es una valla ideológica que tiene este gobierno que le impìde motivar, políticamente, al sector popular que sostiene representar. Al no tener la magia del líder-fundador no hay movimiento. Los únicos que estan en el terreno, que interactúan con esos sectores populares son los ex PJ Nac&Pop, los ex Tendencia o como se los quiera categorizar que siguen estando muy lejos del centro del universo K. Las alternativas frente a éste análisis son malas. La imagen de un nuevo gobierno de la derecha peronista o de la variante neoliberal, o una derechización del estilo K no parecen ser perspectivas muy halagüeñas.
¿ La izquierda puede construir, aliada con con el sector más progresista del PJ alguna clase de opción con capacidad de gestión política en el terreno?
No lo creo posible si ambos sectores no negocian sus banderas más caras.
Si no logran esto unidos por el espanto ya que no el amor, nuevamente da la sensación de que la Argentina, llegada al borde del precipicio, una vez más, salta en lugar de retroceder.

3 comentarios:

  1. COMPARTO TODO. TU ANÁLISIS, TU PESISMISMO Y TU TRISTEZA. ESTA FRASE TUYA ES PURA REALIDAD:

    Entonces , si para poder disputar el sentido de la política hay que entrar en el terreno de Tinelli y el caño, de TN y el asalto, hay que sacar el partido de la cancha. Hacer jugar a aquellos que lo miran desde el tablón.

    Mono Gatica

    ResponderEliminar
  2. Parece que venimos planteando todos en la misma línea, la misma desolación.
    Quizás por ejercicio sería interesante arrancar las urnas del pensamiento, olvidarse de octubre y generar un movimiento desde abajo. No está bien claro cómo hacerlo porque incluso los libros que te faltan de estudiar no tienen recetas de aplicación. Hay algo que se perdió en el camino, la galvanización de las demandas que Kirchner articuló en el 2003 se diluyeron en el camino. También el lazo libidinal que él construyó con su pueblo.
    Las circunstancias hay cambiado, el 2003 está lejos y si algo nos devolvería la quitud es la transversalidad.
    Operación clamor está en marcha

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo no comparto vuestra desazón, amigos.
    Reutemann, Solá y los disidentes (Romero, Escudero, y los que vendrán) se apartan para negociar.
    Es un truco viejo.
    Me voy a ver qué me ofrecés para volver.
    En el amor se llama histeria. En política, ruindad.
    Pero K sabe cómo manejarla.
    Perdón por mi optimismo.
    Beso, Cani.

    ResponderEliminar