miércoles, 24 de junio de 2009

La economía, la política y el lobo feroz

El conflicto con el complejo agroindustrial ha condicionado la agenda política del 2008 y el 2009. Este conflicto, entre el Estado y “el campo” como lo significan los medios instalando una antinomia falsa, esconde en verdad un episodio de lucha de clases que sólo puede ser comprendido en el marco de la discusión más amplia por la distribución del ingreso y su incidencia sobre otras variables económicas. En esa puja, el Estado Argentino, que está intentando modificar algunas características de la matriz agroexportadora de nuestra economía , para llevarla a un tímido modelo ISI ( Industrial Sustitutivo de Importaciones ) ha sufrido duramente al ponerse en discusión el proyecto del Gobierno. Este comenzó imponiendo a las empresas aumentos compulsivos de sueldos, mejoró la recaudación impositiva y las cuentas fiscales, implementando a partir de eso políticas de aumento en los salarios del sector público, así como un importante incremento en las jubilaciones y pensiones, extendiendo la cobertura previsional, generando adicionalmente por medio de los planes sociales y subsidios así como por medio del congelamiento de tarifas ,sobre todo para los sectores de menores ingresos, una cambio positivo tanto en los niveles de distribución como de ingreso de los sectores medios y bajos entre los años 2003 y 2007. Sin embargo, a lo largo del 2007 y 2008 fue creciendo en forma persistente la inflación, siendo ésta una verdadera amenaza para las mejoras socio-económicas que se habían logrado.
Este aumento general de los precios de los bienes y servicios en un contexto de políticas de des-endeudamiento externo, superávit fiscal y aumento de las reservas, con un crecimiento sostenido del PBI de entre 8 y 9% anual, difícilmente pueda explicarse por medio de las teorías cuantitativas o monetaristas de la inflación por demanda. No ha habido déficit fiscal por tanto no existió emisión “espuria”, las reservas aumentaron hasta los casi 50.000 MLL de dólares en 2008 y la economía argentina incrementó tanto su productividad como su producción de bienes y servicios a lo largo de seis años consecutivos, haciendo inaplicable esas teorías.
En este contexto de alto crecimiento, duplicación de las exportaciones en apenas cuatro años y aumento de la demanda interna, la tasa de ganancia resultante ha sido muy alta. En el caso de las empresas agropecuarias ello permitió una clara revalorización de la tierra, un aumento de la inversión y una disminución de la morosidad que en 2007 era apenas el 10% de los niveles alcanzados en plena crisis del 2001-2002.
De acuerdo a la teoría clásica , esa alta tasa de ganancia y consiguiente generación de excedente permitiría una asignación óptima de recursos por parte de los maximizadores de beneficios.Lo que se nos ha presentado siempre como el " derrame". En el caso argentino los propietarios de los medios de producción tienen comportamientos económicos que esán muy lejos de ser asignaciones óptimas de recursos. Como dice Laclau en algún texto, el carácter no capitalista de la oligarquía argentina se refleja en su escasa propensión a la inversión. Este comportamiento se desnuda más aún a partir de la “crisis de la 125” donde su vocación rentista, al intentar apropiarse totalmente de la renta diferencial producida por las condiciones naturales y no por sus decisiones previas de inversión quedó demostrada. Estos sectores sociales han sido generadores de altos niveles de endeudamiento externo, han ahorrado en divisas extranjeras y han fugado capitales, determinando una ecuación donde la sumatoria de los beneficios individuales no resultó en beneficios generales. Con un dólar estable, a partir de 2003 y habiéndose diluido por medio de la devaluación el costo laboral como componente significativo de los costos de los bienes exportables, mal podría sostenerse la necesidad de trasladar a precios los porcentajes de incremento salarial aceptados por el gobierno por medio de las políticas de negociaciones colectivas de trabajo. Si los sueldos aumentaron en función de pautas acordadas de entre un 15 y un 20% por año y si el costo laboral en el sector primario exportador y secundario representa porcentajes de 10 a 20 % del costo total, no podrían haberse esperado aumentos por arriba del 2 al 5% en los precios mayoristas por esta causa, un nivel muy inferior al impulsado por los productores de nuestra economía.
En un escenario de utilización subóptima y procíclica de los recursos por parte del sector privado, en gran medida extranjerizado, en un contexto internacional de una grave crisis del capitalismo neoliberal hegemónico-financiero, solo una intervención anticíclica por parte del estado puede atenuar los efectos recesivos.
La pretensión del gobierno de cobrar altos impuestos o tarifas para obtener más recursos y orientarlos hacia la generación de mayor demanda agregada e inversión estaba más que justificada. Un aumento en los impuestos directos, si es utilizado de forma productiva por el sector público, cumplirá con todos los requisitos de la lógica Keynesiana. Cualquier actor social o político que pretenda limitar o disminuir la presión tributaria o aduanera sobre sectores de alta rentabilidad, atenta contra el superávit fiscal y por consiguiente contra las posibilidades del estado para defender el nivel de vida del pueblo. Los sectores de la oposición que defienden los intereses más concentrados con políticas procíclicas ante la crisis, profundizan la contracción económica volviendo al clásico problema del modelo stop & go y atentan contra la mejora en la distribución del ingreso.
Los errores de gestión, de comunicación y de implementación de una política de masas que apoye a su gestión cometidos por el Gobierno no pueden ocultarnos la verdadera disputa que se está planteando en ésta elección parlamentaria .En la lógica de la discusión, como ya está instalado por los medios , se entró en la chicana barata y en el show de la peor tinellización de la escena política, pero la disputa que el pino no debe tapar es el bosque profundo que significa el escenario donde un Lobo Colorado Feroz volverá a violar –comérsela es una pasteurizacion de significados -a la pobre Caperucita.

3 comentarios:

  1. Eso eso, no se juegan algunas bancas, sino dos modelos.
    Ahora, no estoy de acuerdo con la afirmación de Laclau, sobre el carácter no capitalista de la oligarquía argentina, porque me parece que es desconocer que esa oligarquía es parte constitutiva y se sustenta en el modo de producción capitalista, obtiene plusvalía de sus asalariados, es dueña de los medios de producción en su más amplio espectro, vende sus mercancías en el mercado y puja y lucha por sus intereses de clase, y que sepa, eso es ser capitalista! Además darles un carácter semifeudal implica, a mi modo de ver, un cierto “permiso” para seguir haciéndose los boludos, porque pobrecitos, son unos atrasados que no tienen propensión a la inversión , cuando esta falta de inversión es justamente una elección que realizan como sector, pues no necesitan sacar parte de su ganancia e invertirla para seguir obteniendo más ganancia....Por otro lado, el no tener propensión a la inversión, es una característica tipica del capitalista? Hay un tipo ideal de capitalista? No es justamente la característica del capitalismo ser multiforme e ir mutando permanentemente sus prácticas y estrategias según el momento y el lugar… ?
    No sé, me neganché con ésto, qué se la va a hacer...
    Hay cosas peores...

    ResponderEliminar
  2. Tiene razón de alguna manera, Laura. En realidad yo estoy pensando en términos industriales y en ese sentido la afirmación de Laclau me calzaba a la argumentación. En términos de industria, permanecer "líquido" en activos antes que re-inversiones en I+D es una característica de un capital que se ha especializado en obtener altas tasas de ganancia en el corto plazo - y realizar esos activos en la plaza financiera, por ejemplo-y no en el largo plazo.Un tema que tiene matrices económicas y culturales que tiene mucha tela.

    ResponderEliminar
  3. Esperemos que nuestros compatriotas entiendan qué cosa se está jugando el domingo.
    Por lo pronto y si no me equivoco, el oficialismo gana Entre Ríos, ¿no? con lo cual la mesa de todos los enlaces deberá explicarle a su público (yo paso)a qué se referían cuando hablaban de los pequeños productores y el progresismo anti K (tambien paso) de lo anticuado del concepto "oligarquía".

    Feliz domingo, Canilla, Laura, todos! Será lindo ver a Caperucita ganarle la jugada a lobo tan temible.

    ResponderEliminar