miércoles, 9 de septiembre de 2009

Tetra


La plazoleta que forman Huaura, Susini y Fitz Roy , atrás de la cancha de Atlanta en Chacarita es un pequeño juntadero de la basura cotidiana que la actividad comercial de la Avenida Warnes genera, a una cuadra y media de allí.
A las once y media de la noche, iluminada por unas luces haraganas, coloreada sombriamente por la intermitencia amarilla de los semáforos, el tipo aparecía extraño, sentado en el medio de esa isleta, sobre un colchón enrollado. Con un ambo ligeramente raído y un zapatos gastados pero que habían conocido un buen cuidado supuse que estaba ahí fruto de las caídas sociales del fin del milenio o a causa de una pena de amor.
Pegado al tetra, le caían las lágrimas desde sus ojos pero no tenía la mueca del llanto. Sólo tomaba y lloraba en un gesto trágico, amargo y último.

5 comentarios:

  1. Bien pintado el cuadro. Cuántos de estos vemos cada día sin detenernos a enmarcarlos. Buen post, lindo texto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un relato redondo de una historia quebrada. me gustó

    ResponderEliminar
  3. Cuántas historias como estas habrá perdidas por la ciudad, no? Imagino que el hombre pudo soportarlo casi todo pero la pena de amor le dio un cachetazo final.

    ResponderEliminar
  4. Qué cosa la del llanto sin mueca, sólo el agua bajando de los ojos.
    Muy preciso el texto.

    ResponderEliminar
  5. Relato entrañable. Me hizo acordar a "El Viejo" de la Vela Puerca. Besos.

    ResponderEliminar