martes, 29 de septiembre de 2009

Visibilidad y comisiones internas

El conflicto de Kraft Foods desnuda una vez más los problemas de la hegemonía y la visibilidad, para leerlo en clave de medios.
Una lucha interna sindical que cruza/ es cruzada por un demanda legítima termina siendo solo visible si se producen inconvenientes que los medios retoman, nombrándolos como caos de tránsito.
La interna es similar a la de los subtes, una comisión interna que no responde al sindicato CGtista de algún gordo, estilo Zanola, Daer o Rodríguez, conducciones que empezaron siendo útiles y cómplices al vaciamiento del país iniciado con Martínez de Hoz en 1976 y terminan generando escándalos como los medicamentos truchos. Y las bases lo saben, porque han pagado el precio. Comisiones internas ligadas al PO o al PCR a las que un Gobierno no reconoce ni proteje, por la razón instrumental de la política y los apoyos necesarios de la central orgánica- las declaraciones de Moyano lo evidencian- y un conflicto " cuanto peor mejor" útil a todos, al mejor estilo Fanon.
La hegemonía en los medios, en los sindicatos, en la política y en donde sea se opone a cualquier espíritu democrático.

6 comentarios:

  1. Che, que claridad. Uno no puede leer esto en clarinete. No puede enterarse del trasfondo. Es verdad, el populacho solo consume el inconveniente del tránsito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un problema más, Canilla. Ese tipo de hegemonía, que prefiere recurrir a la represión antes que admitir la disidencia, no es solamente funesta desde el punto de vista de los principios sino sobre todo de la razón instrumental.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. sabe que justo estoy leyendo "El villazo", el relato de uno de los delegados de la CI de Acindar Villa Constitución, que participó junto con Dirigentes como Piccinici, Tosco y Salamanca.de la huelga de 1974, que paralizó a las fábricas de la zona Otra cosa, mariposa! Lo impresionante del relato es la descripción de los distintos sectores sindicales, las traiciones (del Loro, por ejemplo) y de los ultra (hoy representados po el PO Y PC)...y la militancia de base, constante, preocupada por los poblemas concetos de los trabajadores.Lo que falta hoy, don Canilla, son estos militantes de base y delegados, con intereses de clase, pero bien pegados a las necesidades y dificultades del sector, de los laburantes. Ni la comodidad del sillón, ni los niños pobres de Tuquestán, que también merecen atención, pero al lado mío, hay un compañero que necesita una operación, y la obra social no lo cubre....

    ResponderEliminar
  4. Peor, cuando esas hegemonías son solidarias entre sí. O son la misma.

    ResponderEliminar
  5. Me quedé colgada en lo que decís, Gra, y pienso que si no fuesen solidarias, o la misma, que es lo mismo, no sería hegemonía. Sería conceptualmente una contradicción... ¿o no? (no tengo a mano el Pequeño Antonio Ilustrado y no puedo salir de enroscarme en ésto!)

    ResponderEliminar
  6. Siendo mediáticamente centrales los cortes de rutas, creo (desde la comodidad de mi teclado)que se podría encarar el corte de otra manera. Tal vez "así" se pueda politizar un poco más el conflicto. Habrá que buscar en el "Manual de Protesta no Convencional"

    Saludos canilleros!

    ResponderEliminar