miércoles, 28 de octubre de 2009

El país de la cola de paja

Tomado de La República, con tristeza y algo de bronca, vo.

Por Jorge Majfud - Analista

Que en unas elecciones gane un partido o el otro es parte del juego democrático. Una opción puede ser mejor, mucho mejor o aun peor que la otra. La dignidad de un pueblo no se mide por opciones ideológicas sino por decisiones morales. Lamento que la oportunidad de mostrar y demostrar que la justicia no negocia ni anda mendigando a los poderes que amenazan en nombre de la paz, ésa, ha sido repetidamente defraudada. Y si los pueblos no se avergüenzan con más frecuencia de la que deberían es simplemente por su mala conciencia, que no les permite imponerse a sí mismos lo que le reclaman a otros ni otorgan a otros los derechos de los que gozan quienes tiene el poder de decidir.
En 1989 el pueblo uruguayo confirmó la Ley de Caducidad, por la cual se perdonaba a los autores de secuestros, torturas, desapariciones y muertes organizadas desde el Estado. Casi una generación después, en el referéndum de 2009, aunque por estrecho margen, se confirma la misma ignominia.
Desde que nuestros países del Sur nacieron como repúblicas independientes que desesperadamente querían inventarse como naciones, tuvieron virtudes y errores. El primero de todos los errores, el error que ha persistido a lo largo de todas sus historias ha sido el de la impunidad. La única forma que han encontrado a este error que por repetido y por histórico no merece llamarse error sino debilidad del carácter, ha sido mirar para otro lado o quejarse. Quejarse, siempre quejarse y nunca mirar la realidad de frente y la conciencia de los crímenes propios directamente a los ojos.
Nunca se puede renunciar a la justicia. Renunciar a la justicia es un acto de cobardía. Cuando se renuncia a la justicia en nombre de la paz se está legitimando la impunidad de la fuerza. Cuando después de una generación esa fuerza ya es un saco de podredumbres, la renuncia es la herencia de una tara histórica, porque a veces los golpes enseñan y cuando son demasiado fuertes dejan incapacidades de por vida. Cuando quien renuncia no es la víctima que clama por verdad y justicia, sino otros compatriotas que descansan satisfechos y confortables en sus casas, entonces no sólo es un acto de cobardía sino, peor, un profundo acto de egoísmo aromatizado con la podredumbre de todas las justificaciones y las pseudo autorizaciones morales.
Si perdonar es divino, dejemos que Dios perdone. Si perdonar también es una virtud humana, perdonemos a quienes se han arrepentido y han colaborado con la Justicia. No es posible perdonar a quien nunca ha sido juzgado ni condenado y a quienes hay que rogar infructuosamente que digan dónde están los huesitos de la hija o de la madre de algún desaparecido. Cuando ni siquiera se ha juzgado a los violadores, perdonar es sólo el premio que una víctima masoquista entrega al sadismo y a la impunidad y un crédito a largo plazo para nuevos abusos y nuevas humillaciones.
Digo todas estas palabras duras, sin edulcorantes ni demagógicas complacencias no porque me crea mejor que nadie sino porque alguien debe atreverse a decirlo de una vez por todas: querido pueblo, no tienes vergüenza. Lo digo aun sabiendo que muchos de mis queridos familiares y amigos han sido partícipes de este error histórico. Asumo que lo han hecho con la mejor intención. Pero también lo han hecho con la peor conciencia histórica, esa vieja tradición que nació con nuestros países, ya desde los celebrados genocidios indígenas. Por no entrar en otros desagradables detalles a la hora del té.

7 comentarios:

  1. Tristeza, bronca, y preguntas, muchas preguntas...
    Por qué? Cómo? Cómo pudieron......?

    ResponderEliminar
  2. Vergüenza ajena me da, qué espanto de país...

    ResponderEliminar
  3. En nombre de la putrefacta reconciliación nacional, que jamás tendrá lugar. Ese lenguaje perverso e intolerable: "no mirar hacia atrás", "cicatrizar las heridas del pasado", "generar consenso" ... lo que sangró, sangra todavía.

    ResponderEliminar
  4. se lo tienen merecido , si estas a medias tintas x tantos años en un gobierno , que pretenden este es el resultado . Que les garue finito .jorge

    ResponderEliminar
  5. Además de todo lo expresado, yo agrego: escaso sentido práctico. En la Edad Media, los jueces solían exponer los restos de los ejecutados por hechos que se juzgaban especialmente graves en lugares públicos hasta que el paso del tiempo los dispersaba en pedazos. No servía ni como venganza ni como justicia, puesto que el muerto, por estar muerto, se encontraba a salvo de venganzas y justicias. Era un recordatorio para los vivos, para que recordaran el espectáculo de los restos putrefactos cuando sintieran la tentación de repetir el entuerto.
    Mostrar que ni el paso del tiempo, ni la vejez ni la enfermedad los puede librar del juicio y castigo es mejor enseñanza para las nuevas generaciones militares que los cursos de derechos humanos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Nuestros hermanos uruguayos se equivocan, porque la Justicia no puede quedar asimilada a elecciones, ni se merece una promoción en los medios para decidir hacer justicia.
    El tema no da para un plebiscito, aunque más no sea porque la gente tiene miedo aún. Pero hay otras razones. Hay tratados internacionales que acuerdan los procedimientos de los países frente a los delitos de lesa humanidad. Porque el ideal de Justicia ha señalado hoy y siempre lo que está mal. Y se trata de delitos de lesa humanidad, que han corrompido el alma de los pueblos. El olvido no sana. Tampoco la amnistía. La impunidad no es el remedio.
    Lo único necesario es hacer Justicia, no como venganza, como dicen por ahí, sino para juzgar los vicios, que de otra manera volverán a repetirse.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Los dias pasan, la bronca sigue. Cariños.

    ResponderEliminar