viernes, 12 de noviembre de 2010

Hospital Garrahan

A las siete de la mañana de noviembre, en la esquina de Brasil y Combate de los Pozos, la luz del sol ilumina caras redondas y cobrizas. Cabezas con peinados de pelo negro, abundante y lacio que no se ven tanto en otros barrios de Buenos Aires.
Sonia M viene cargando un bolso que entre otras cosas lleva varios aguayos, los mantos coloridos típicos para cargar bebes a la espalda que usan en Bolivia y que repartirá entre alguna médica y enfermera que la contuvieron en días difíciles. Hoy retirará a su hijo, con un alta que espera sea definitiva. J tiene 9 años y un diagnóstico de leucemia, que hace veinte días lo tiene internado en el Hospital Nacional de Pediatría Juan P Garrahan. Sonia viene todos los días desde Monte Grande donde vive desde que llegó a la Argentina buscando trabajo en el 2003.
“Por suerte nos vinimos acá, señor “, dice,” en Bolivia no hubiera podido atenderlo.”
Su hijo es uno más de los miles que se atienden en este Hospital de alta complejidad.
Aunque ahora los números son menores, durante el año 2006 se internaron un total de 1446 niños extranjeros, una cifra 3,7 veces mayor que la del año 2004.
En un informe publicado por la Dirección Nacional de Migraciones, correspondiente al período 2004-2009, la evolución de las radicaciones temporarias entre los años 2004 y 2006 fue del orden del 120%. Desagregando por nacionalidades, en el caso de la nacionalidad paraguaya la variación es del orden del 20.000 %, pasando de 921 a 169.605 casos de radicación temporaria. En el marco del programa Patria Grande en el ámbito del MERCOSUR, la política migratoria desarrollada por el Estado y los años de crisis previos al 2006 en los que la inmigración fue baja, explican las variaciones porcentuales. En estos años hubo un aumento del gasto del 36 % en el rubro Salud, ya que de acuerdo a información publicada en Internet por el Ministerio de Economía, en http://www.mecon.gov.ar/onp/html/series/Serie6506.pdf
en el año 2004 destinaron 2.624 millones de pesos en el rubro Salud, en tanto que en el 2006 fueron 3.572 millones.
No puede caerse en interpretaciones economicistas sobre el costo en salud, ya que ésta es un gasto que debe tenerse en cuenta como una obligación del Estado para sus habitantes. Plantear el tema en términos de costos es incorrecto ya que lo que el Estado gasta específicamente en salud infantil debe considerarse como inversión a largo plazo, de acuerdo a los nuevos paradigmas aceptados por el espíritu de la Convención de los Derechos del Niño que adoptó nuestro país como propios bajo la ley 26021 de Protección Integral de Protección Integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.
Teniendo en cuenta las variaciones económicas en esos años y comparando el incremento del gasto del orden del 36 % respecto del aumento de la tasa de migración resulta evidente que no hay un aumento del gasto que se corresponda al resultado de la política migratoria nacional.

2 comentarios:

  1. Este es uno de esos temas de fondo tapados por las urgencias de la agenda política.
    Ya debería ser claro que el gasto en atención preventiva o temprana ahorra futuros gastos mayores, manteniendo un buen estado de salud promedio en la población (como se argumenta a contrario en los famosos juicios a las tabacaleras).

    Tu post, sin embargo, puede ser leído de dos o tres modos, en cuanto a evaluar la política sanitaria argentina hacia la inmigración:

    1) La Argentina tiene una política de cobertura de salud pública gratuita, irrestricta e incondicional.

    2) El gasto (inversión) en salud ha sido insuficiente en relación al aumento de la inmigración (aunque ésta es sólo una parte del crecimiento poblacional).

    3) ¿Habría que aumentar el gasto manteniendo la liberalidad actual o aumentar el control del uso gratuito por parte de "turistas sanitarios" no residentes?

    La última pregunta es una peliaguda cuestión que bordea posiciones ideológicas tanto como de orden elemental respecto de la política inmigratoria de un país.
    Me pregunto si María Laura Santillán lo planteó en su aburrido programa de TN.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bob, usted siempre es un atento y fino lector. Claramente los tres ejes de lectura que plantea son los que atraviesan la discusión al interior del Hospital y , me atrevería a decir, al interior de lo que es " Salud Pública". El punto fundamental es analizar y discutir cuanto es el gasto en total en SP como porcentaje del PBI. Legalmente la pregunta final no es posible plantearla. La ley de Migración establece claramente que la salud y educación pública son DERECHOS de los extranjeros que se ecuentren en el territorio. Y como le dije alguna vez a algún médico, rechazar bolivianos podría significar por ejemplo, recorte en la cuota de gas que nos vende Bolivia. Las negociaciones globales tienen todo el menú en cuenta.
    Abrazo

    ResponderEliminar