jueves, 3 de marzo de 2011

Mirando al Este

Con la misma sensación de rareza que se siente cuando uno descubría su primera cana, acabo de ver , por la ventana que da a la calle Guayaquil en la tarde tranquila de Villa Adelina, la primer hoja bordó, adelantada, en el Phicus del patio vecino. Como quien no quiere la cosa, a pesar del carnaval, se nos viene Marzo y el otoño.

3 comentarios:

  1. villa adelina...me dio nostalgia!

    ResponderEliminar
  2. El otoño tiene su encanto! Es menos explosivo de la primavera, se deja disfrutar más tiernamente, con más tiempo y tranquilidad. Esos amarillos, ocres y bordó no son tan impertinentes y enceguecedores como la paleta primaveral. A disfrutar, entonces.

    ResponderEliminar
  3. Compatriota ! habia olvidado que vivías por acá. Todavía los jacarandás de Manuelita Rosas y Av de Mayo están lindo eh!

    Laura, así es con el otoño, pero todavía no viene...es solo el anuncio prematuro, por eso la sorpresa.

    ResponderEliminar