lunes, 18 de abril de 2011

Andará Nicaragua, miradas desde la izquierda.

No se pierdan este texto interesante, escrito por un colega bloguero, pero no un bloguero K, en Nicaragua:

En el nuevo proceso que está en marcha en Latinoamérica, se está readaptando la teoría a la realidad y características de cada nación que lo practica; entonces podemos asumir que el Socialismo Teórico y el Socialismo Burocrático han dado lugar al nacimiento de un Socialismo Idiosincrático¹, uno que persigue el dominio de la justicia social acorde a las características socioculturales de la sociedad que los ejercita. En ese sentido, la teoría y los ideólogos siguen resultando en preponderante para el desarrollo del mismo, pero con un nuevo sujeto que resulta de involucrar a las bases, que de hecho se ha integrado en torno a una voluntad colectiva de transformación social…

Sigue acá. Lo encontré gracias al amigo Baleno, que si es un malvado bloguero K.

3 comentarios:

  1. Hay varias cosas que no entiendo. Una es qué significa exactamente "justicia social", término peronista si los hay. Más ambiguo aún me suena el concepto "características socioculturales de la sociedad que los ejercita". Si se habla de socialismo, de quitar los medios de producción de las manos de sus dueños, entonces hay que decir que chocará frontalmente con muchas de esas "características socioculturales" entre las cuales están muchas veces la aceptación de la explotación, el cinismo, la apatía, etc. (no todas las "características socioculturales" son necesariamente buenas, ¿no?).

    Por último es difícil establecer términos como "pueblo" o "nación": ¿Un uruguayo que trabaja en Buenos Aires es parte del pueblo y la nación? Da igual: lo importante es que trabaja, ergo es un trabajador; y sus intereses son los del obrero argentino, brasileño y colombiano, en contra de los intereses del oligarca nacional grande o pequeño, que indudablemente es parte del pueblo y la nación.

    Digo, bah.

    ResponderEliminar
  2. Jack, seguro que para un nicaragüense el sintagma " justicia social" no es lo mismo que para un argentino- ni para un uruguayo-. Si lo lees en esa clave la polémica ,necesaria ,me parece que no sería productiva.Ese choque que vos proponés, es para mi uno de los principales problemas que la izquierda latinoamericana no ha( hemos) podido resolver. Las categorías "pueblo" y "nación" si que son difíciles de describir y comprender desde la visión rioplatense.Los pueblos que con distintas lenguas forman parte de las naciones latinoamericanas complejizan mucho el problema. Me parece que caer en la visión mecanicista de la lucha de intereses de clase sin tomar nota de las variantes socioculturales es simplificar demasiado.
    Por eso me interesó el artículo.

    ResponderEliminar
  3. No lo leo en ninguna clave, simplemente pregunto.

    Las categorías "pueblo" y "nación" son difíciles de describir en el Río de la Plata y también en Indochina, sencillamente porque la lengua cambia, las fronteras cambian y también las personas van de aquí para allá.

    Tomo nota de las variantes culturales que presenta no sólo latinoamérica sino todo el mundo. Y veo que esas diferencias sirven siempre para que la burguesía toque la trompeta identitaria y toooooodos los trabajadores se alineen con ella.

    Los pueblos que con distintas lenguas forman parte de las naciones latinoamericanas viven exactamente la misma dinámica: una burguesía que los explota y vive de succionar los recursos autóctonos para alimentar a la burguesía de las metrópolis. Me pregunto muchas veces si las costumbres, usos, lenguas y modos serían considerados más importantes por cualquier trabajador que su propio lomo roto bajo el yugo, cuando todas esas cosas cambian y cambiarán por siempre... mientras que el yugo no: es siempre el mismo.

    No se trata de negar, se trata de jerarquizar y poner delante lo que va delante. Hoy día a toda la izquierda le cuesta horrores decir la palabra "clase" pero se entontece con las razas y las nacionalidades ¿cómo extrañarse del auge del fascismo?

    Mientras tanto las suntuosas cuentas de los brillantes ejecutivos de Lehmann & Brothers las pagamos todos, hablemos la lengua que hablemos.

    Salute.

    ResponderEliminar