jueves, 1 de septiembre de 2011

A propósito de Candela

Esta mañana, mientras venía a la fábrica, escuchaba en la radio en el programa de Anguita al Patán  Ragendorfer.
Decía que el fiscal Nieva Woodgate comentaba que la fiscalía se enteró a último momento que existía una grabación de un aprete telefónico hecho a la madre de la nena. 
Los patas negras le cajonearon información al fiscal .
Mientras tanto los Darín, los vecinos, la presidente y unos cuantos más quedan presos del rol actoral que la hiper magnificación de la cámara logra impulsar en estas situaciones.
En el próximo caso de un menor que desaparezca, que va a hacer la vecindad ? Se sumará a una presencia en la calle o temerá ser utilizada por otra madre ?
Cual es el grado de responsabilidad social que tenemos cuando un crimen relacionado con códigos del hampa es levantado como un problema social ?
Se sigue avanzando en los juicios por la desaparición forzada de personas, pero estos casos no son desaparición forzada. No están involucrados agentes de Estado, no hay intencionalidades ideológicas . No hay masividad. No hay posición política. Los sujetos desaparecidos son jóvenes violadas como las francesas en Salta o casos poco claros como la joven Cash. Crímen individual, no política de Estado.
Pero una sociedad enferma que tiene en su base la negación de lo ocurrido en los setenta hiperreacciona frente a estos casos donde no existe motivación política. 
Una sociedad que no se ha preguntado ni ha exigido modificar la formación de su policía. 
Una sociedad que exige castigos pero que no está dispuesta a modificar sus protocolos de prevención y hacerse cargo del costo .
A ese costado latente se dirige la acción mediática que desparrama miedo y no información.

5 comentarios:

  1. Por un lado: El caso Candela no es delito de lesa humanidad ni terrorismo de estado por lo tanto no es válido equipararlos como pretenden hacerlo los mediáticos voceros facturadores de rating de la reacción conservadora. Por otro, si bien no hay pruebas aún, no creo que éste sea un simple delito individual "no político" tipo ajuste de cuentas entre hampones. Suena a un homicidio con profundas implicancias políticas.
    Que no aparezcan una "posición política" explícita no significa que no la haya. Me quedo con las palabras de Scioli ante el cadáver - "Dios mío"
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pienso que el crimen no es político. Pero la utilización del crimen si lo es. Y supongo que en los próximos días se verá .
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  3. No sé, me queda un poco de duda, me resuena desde el proincipio la amenaza del cabezón al terminar las PASO... De todas maneras, coincido en las reformas y cambios que sugiere en el post

    ResponderEliminar
  4. Bien tu planteo de las aristas más sobresalientes en lo político; y bien la respuesta.
    Hay otro costo que las "minorías intensas" -que perdieron en las primarias y ahora organizan marchas- no quieren pagar: impuestos para jerarquizar a los agentes de un Estado desmantelado por el Neoliberalismo.
    Imprescindible si queremos dificultar la tentación con la que los negocios mafiosos colonizan grandes sectores de ese Estado.
    En este caso hay zonas oscuras en cuanto al misterioso silencio del padre y la falta de sorpresa de quien atiende el "llamado extorsivo", entre otras. Tal vez terminemos enterándonos de que el padre más que un detenido es un "secuestrado". Eso, si no se "suicida" antes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Laura y Bob , tanto tiempo !
    Como se dice en la calle, los piratas del asfalto no existen sin los Patas Negras. La actual conducción de la bonaerense tiene mucho vínculo ideológico con el Cabezón. Hay que ver que pasó ahí. También importará como se moviliza el barrio y que pasa con los medios y el Gobierno en esa situación.
    Abrazos

    ResponderEliminar