jueves, 27 de octubre de 2011

In Memoriam

Recuerdo el trencito que formaban el Torino, la Chevy naranja- ¿ o era el Torino?- y las dos camionetas con los colimbas atrás.
Se los veía avanzar lentamente por Libertador. A veces por Cabildo. Iban y venían por avenida Maipú en Vicente López. Cuando pasaban por la esquina de la calle Las Heras, donde estaba el Peugeot blanco 404 que supongo perteneció a Sergio Berlín. En la esquina donde sigue estando una oficina de la Policía Bonaerense.
Era por el año 77. Ya no recuerdo en que mes leí la copia de la Carta Abierta de Rodolfo Walsh. Pero como iba a trabajar a Olivos, pasaba todos los días por la ESMA. Todos los días desde febrero del 76 hasta agosto de 1980, apretado en el 29.
Ayer los sentenciaron.
Recuerdo cuando vi el gesto de mando militar que hace bajar el retrato de Videla. Lo vi por televisión, pero no lo podía creer. Al fin un discurso iba acompañado por el gesto , el cuerpo puesto en juego.
Hoy hace un año que murió.
Yerushalmi distingue la mnemne o memoria de aquello que permanece esencialmente ininterrumpido, continuo, de la anamnesis o “la reminiscencia de lo que se ha olvidado” que, por eso mismo, necesita un proceso de elaboración, una recuperación de lo olvidado para el presente.
Nuestra sociedad recupera su olvido mientras recuerda su presente.

2 comentarios:

  1. Y recuperamos lo olvidado, el presente y la dignidad...Un abrazo, Canilla

    ResponderEliminar
  2. De las fotos de él, una de mis preferidas. Un abrazo.

    ResponderEliminar