martes, 29 de agosto de 2006

aguarrás ( no me da para aguafuerte )

Lo que atrae mi atención estos días es como se trata de instalar en la sociedad lo estéril.

Realmente alguien del común de la gente piensa que Blumberg es una alternativa?

La apatía general es tan grande , el desinterés por las cosas de la gente es tan enorme que a veces pienso que la gran victoria oculta de los años de la represión y del menemismo es haber logrado la desmovilización de la sociedad.

Entonces nos VENDEN (porque tambien hay negocio de los medios en esto) estos falsos debates de la sociedad.
Y uno va caminando las afueras de la Capital Federal y la vida se reduce a tratar de llegar a fin de mes y no en preguntarse por que no llegas a fin de mes y en consecuencia intentar modificar esto.

Ando cabrero.

6 comentarios:

  1. No creo que sea cuestión ni de los milicos ni de Menem, creo que es lo ... plof que somos los sudamericanos por tendencia propia.Estoy de acuerdo contigo que la gente no busca soluciones, sino que solo se queja y con eso no se llega a nada.Hasta que no nos demos cuenta que los que debemos "hacer" somos nosotros y no los otros todo seguirá igual. lamentablemente.

    ResponderEliminar
  2. Vengo de lamentables blogs que tildan a Blumberg de nazis, de un foro de Clarín que pregunta como hacer para zafar de la inflación, y esta breve nota me parece una síntesis brillante y coincido plenamente. Blumberg no es una alternativa simplemente porque no tiene vocación de poder, porque no tiene ni interés ni sabe como construir un poder político. El quiere más seguridad. Y la gente lo sigue porque le cree, porque quiere lo mismo y porque ve que puede generar una movilización visible. El es un ingeniero, va con la carpeta con sus propuestas, sus planos, y estaría encantado de que el gobierno (cualquier gobierno) lo ponga en práctica.

    En cuanto a lo de la inflación, coincido con vos que hay que pensar el porqué y actuar como ciudadanos en consecuencia, más que ver cómo esquivo los aumentos comprando acá los tomates y allá el pan porque sale más barato, que igual lo tenemos que hacer.

    Esta es una sociedad acostumbrada a que la golpeen, lo hicieron de todas las formas posibles. Tenemos que hacer como una mujer golpeada que se da cuenta que está durmiendo con el enemigo. Y hacer algo al respecto. Nos conformamos con bastante poco.

    ResponderEliminar
  3. Es cierto lo que decís sobre el éxito de la represión de desmovilizar a la gente. Lo del menemismo fue más tentar de otra manera, pero también contribuyó.

    ResponderEliminar
  4. La desmovilización, el desinterés por luchar para cambiar las cosas, el "hacé la tuya" porque es lo unico que sirve se metieron dentro de la sociedad, en parte la dictadura, en parte la explosión del consumismo, en parte la globalización, pero son un cáncer que nos está matando como sociedad.
    Blumberg no me cae, me da muchísima lástima lo que le pasó, pero le veo (a lo lejos y sin suficientes elementos de juicio) demasiado afán de protagonismo y bastante gustito por el poder.

    ResponderEliminar
  5. "Ando cabrero ",..., cuanto hacía que no escuchaba esa expresión !
    Creo que hay un cúmulo de cosas que influyen en ese desinterés de la gente : años de represión, de terror impartido a través de la enseñanaza y los medios de comunicación, la globalización, el afán de copiar "modelos " de otras sociedades, etc., etc.
    La rebeldía de los jóvenes que antes era el germen para los movimientos políticos y sociales ahora no encuentra canales para expresarse.
    Sobre Blumberg no tengo demasiados elementos para opinar, pero no me cae bien. Creo que tiene mucho afán de protagonismo y no tiene ni el carisma ni la formación necesaria para ser un líder.
    De todas formas creo que nunca entenderé del todo el fenómeno político en la Argentina.

    ResponderEliminar
  6. Supongo que Blumberg es alguien que intenta ganar para cubrir la gran pérdida de su vida. No se qué postura adoptaría yo en su situación. Pero el problema va mucho más allá de ese alguien que sublima sus penas. El problema es la falta de rumbo que tenemos los argentinos. El único destino más o menos definido (por pura copia) fue el de Menen, que resultó caótico porque esas no eran aguas aptas para nuestra cultura facilista - propició la apatía aun más y nos dejó desplumados.

    Lo demás es un remo en redondo, lento y no planificado.

    Tb coincido en que el consumismo es enemigo del pensamiento. Lo ves en los países más avanzados que, si funcionan, es por la gran riqueza que poseen.

    Si seguimos con este debate, nos vamos a cabrear todos...

    Bue. quizás sea eso lo que se necesite...

    ResponderEliminar