lunes, 29 de junio de 2009

Militantes

La militancia suele ser un laburo de tan largo aliento que toma toda la vida.

En esa vida hay repliegues personales, hay triunfos y hay derrotas, porque es una vida, no un campeonato de fóbal en la liga del barrio.
Los militantes de toda la vida son los famosos imprescindibles ,porque sostienen el trabajo en la derrota y sosiegan el triunfalismo en el éxito.
A nadie le gusta salir vencido, pero la realidad es lo que existe afuera y es para modificarla que el militante se toma ese trabajo. La dirigencia tiene que correrse de su explicación de aparato, la intelectualidad tiene que encontrar una forma de mejorar las ideas y de reconocer a la sociedad y la militancia tiene que seguir con ese laburo pequeño, cotidiano y gris , que no da brillo y apenas reconocimiento, provista de herramientas teóricas mejores y de mecanismos de dirección flexibles.
La escena de la videopolítica produce una juventud tilinga que es contrastada por aquella juventud que, de puro militar, se transforma en cuadro político.
Pero siempre, estudiar, militar, transformar(se), vivir y armar cualquier proyecto personal o social es una forma de enfrentar al sistema.
Nadie dijo que fuera fácil.
La (re)instalación de la política como expresión de resolución de los problemas y necesidades de una sociedad ,hecha por la dirigencia Kirchnerista ,tuvo un efecto brutal, movilizador y generador de expresiones diferentes en una sociedad que había aceptado a la siesta neoliberal como modo de vida.
Los análisis hacia adentro, hacia la pregunta por el peronismo, o la izquierda ,la expresión clasista de esta realidad social y el posicionamiento hacia ese análisis vendrá porque es ineludible.
Los militantes lo son porque tienen una respuesta ética hacia una problemática social y es en ese hacer que se va modificando esa sociedad.
Hasta mañana.

10 comentarios:

  1. Excelente post, Canilla, comparto tus apreciaciones. Vamos a seguir laburando.

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy vencida y no lo puedo evitar.
    Valoro mucho esa esperanza militante que para mí quedó enterrada.

    Hermoso post, Canilla.

    ResponderEliminar
  3. Gracia por esa reflexión. Me ayudó. Estoy muy golpeado sin embargo hay que seguir. Saludos. Ariel

    ResponderEliminar
  4. en nuestra tristeza de hoy, y tambien los desafiós que nos esperan, porque la nuestra no es una ideología de cabotaje, lo nuestro es peronismo, con lagrimas, doleres, victorias, militancia, pasion...eso, peronismo.
    Mi amigo el tato escribio:
    Para empezar, una piña es una piña, nunca una derrota. Somos parte de una historia que nos antecede y que nos sobrepasa en el tiempo. Es bueno porque indica que esto es apenas un momento de un tiempo mayor, y muy bueno porque pertenecemos a algo muy grande.
    Parece, hasta aquí, que simplemente quiero entibiarles el corazón. Y es cierto, parte de la derrota circunstancial que afrontamos es resultado de los corazones fríos y de las mezquindades enormes. Después están los errores, que todo el mundo los comete, y en paz el que crea que no los haya tenido. Pero quiero confortarlos, que es mi manera de confortarme. La lucha sigue, porque es la vida, porque la vida sin lucha no lo es.
    Balance sencillo, somos un 30 por ciento de argentinos que solidificamos la base del país para todos. Del otro setenta, la inmensa mayoría es nuestro horizonte; a por ellos vamos con la militante voluntad del que hermosea la vida peleando por algo más que uno mismo. A por ellos vamos, a hablarles, a mostrarles que el prodigio del alma en multitud hace que los pueblos triunfen. A por ellos vamos, a decirles que los necesitamos porque el “todos” del que hablamos los incluye y los demanda.
    Mañana hablaremos de los estilos y de las responsabilidades, mañana mismo. Mañana que es decir ahora, después de esto que digo, le tenemos que pedir a quienes deciden que ya basta de miserables y de soberbios, de ineptos y de serviles. Y se lo vamos a pedir con nombre y apellido.
    Ahora viene el mañana, que es el día después de la piña y el primero de la lucha que no cesa.
    Sin cejar y sin claudicar la mínima convicción del destino que reemprendimos en el 2003, hagamos ese llamado y esa tarea de suma vital. Tenemos la razón y el alma limpia, no podemos fracasar, no debemos fracasar. No vamos a fracasar.

    ResponderEliminar
  5. Visto de "afuera", de enfrente, que no es tan afuera, sin embargo emociona porque trasciende esta realidad, este momento y hace pensar en las opciones de vida. Muy bueno, Canilla.

    ResponderEliminar
  6. De paso, muy conmovedora la nueva foto del blog.

    ResponderEliminar
  7. Gracias. Los hombres y mujeres sensibles son y serán imprescindibles.

    ResponderEliminar
  8. Aca un video para no bajar los brazos compañeros. Arriba !!

    http://www.youtube.com/watch?v=emoGnt2jN_M

    Saludos.

    ResponderEliminar