martes, 5 de enero de 2010

Andrés El Viejo

Cuando la historia te reencuentra y volvés a retomar caminos que habías dejado perdidos, en ese mapa que la vida te hace recorrer y que es siempre la misma geografía pero desde distintos caminos, te parece que ahora sos un veterano. Algunos te miran como referente, empezando por tus hijos , y sentís que te falta demasiado para eso.
Y entonces, como por casualidad te cruzás con los comentarios de un tipo en un blog económico que, por ese olfato que traen los años ,reconocés como uno de aquellos que pensás que ya no estan. Los que eran referentes, los que te enseñaban. Los que te daban las lecturas y te marcaban una filosofía del compromiso, de la militancia.
Reconocés una formación rigurosa, intuís una ideología sistemática.
Con el tiempo y la suerte, sabés de una risa franca, un humor ácido. Recordás asados ,vinos y horas de charla , siempre ocurrente y lúcida. Reconocés la determinación en el fondo de una mirada clara pero no una mirada inocente. Que suerte que tiene uno cuando se cruza con tipos así.
Chau viejo.

1 comentario:

  1. Digno y firme hasta el final, aunque nos duela el final.
    El mejor de los jardines para vos, viejito copado.

    ResponderEliminar