miércoles, 17 de marzo de 2010

Versos II

Hoy , Gerardo plantea en este post el tema de la discusión y del " oficialista ".
Curiosamente , hoy , acá yo hablaba de algo similar y me encontré leyendo este párrafo de Ricardo Foster en su dicusión con Sarlo que apareció en El Argentino:
" (...)Hay algo que no termina de cerrar. Cuando se mira la historia y los límites del kirchnerismo se ve conflictividad en el orden no sólo de la retórica sino en la construcción material de la sociedad y en la manera en que la sociedad expresa su cultura simbólica. Han pasado cosas lo suficientemente significativas para que el conflicto no quede puesto totalmente del lado de la retórica ni del lado de la estructura ideológica, sino que hay un nivel de conflictividad cuando se discute la manera de decidir la distribución. Incluso más allá de los límites de los Kirchner de ejercer un acto distributivo. El plano de la discusión es otro: se puede decir que no se está de acuerdo con este tipo de gestión, que no se está de acuerdo con este tipo de medidas, definir de tal o cual manera la lógica del debate en términos de las instituciones, de la renta, del poder de las instituciones económicas, podemos disentir, estar de acuerdo. Pero la reducción arretórica, banal o simulante, la reducción a una impostura inhabilita el discurso del otro.(...)"
El intercambio de ideas que se plantea cuando discutimos debe evitar el ninguneo al otro, si caemos en eso, ninguna dicusión tiene sentido. Y el sentido-significado de lo que producimos cuando dicutimos políticas es resolver tensiones , no ?.

2 comentarios:

  1. Creo que si bien lo interesante sería resolver o superar tensiones, es como que cuesta salir de la dialéctica hegeliana, no?

    No estoy muy segura de que se puedan resolver tensiones... Heráclito si mal no recuerdo decía que la realidad era la armonía de tensiones opuestas. Desde esta perspectiva, quizá lo que habría que lograr es esa tensa "armonía", que ahora no es armónica, en el sentido de que hay injusticia. Hay una parte que tiene el poder de tirar más que la otra y cuando se quiere emparejar, esa parte tironea más y más. No admite ceder nada, lo cree todo propio a costa de que la otra parte no pueda ejercer su derecho a nada.

    Faaaa, me hiciste arrancar con un lindo tema. Quizá siga en esta linea y postee algo al respecto! Gracias por habilitar la oportunidad de pensar con este post!

    ResponderEliminar
  2. Yo entiendo el resolverlas no como una solución concreta a un problema científico sino a la resolución como proceso.Pero en las cuestiones sociales que implican la política me molesta el ninguneo como técnica discursiva. Gracias por pasar y ...si dispara el pensamiento propio, el post cumplió su propósito.

    ResponderEliminar