martes, 28 de abril de 2009

Un presidente militante, un presidente intelectual, un comprometido

Un poco de data tomada de la página del presidente, para conocerlo más.
Hijo de un hogar de clase media baja y profundas convicciones católicas , formado en los setentas en sus estudios primarios y secundarios en el Colegio San José La Salle de su Guayaquil natal. Seguramente había teología de la liberación ahí. Curiosamente el mismo colegio que acá tuvo a la hija de nuestra presidenta .Colaboró con los padres lasallanos en actividades culturales y religiosas. Como catequista , realizó numerosas salidas fuera esa ciudad portuaria, las cuales le permitieron conocer otros aspectos geográficos y humanos del Ecuador. Católico creyente y practicante.Sus buenas calificaciones escolares le hicieron merecedor de una beca con la que en 1982 pudo matricularse en la Facultad de Economía, Administración y Auditoría de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG). Mientras cursó la carrera trabajó de asistente de cátedra y fuera de las aulas como especialista industrial en el Centro de Desarrollo Industrial del Ecuador (CENDES), un organismo adscrito al Ministerio de Industrias. Asimismo, estuvo al frente de la Asociación de Estudiantes de la facultad, función que le condujo a presidir durante un año, en 1986, la Federación de Estudiantes de la UCSG y la Federación de Estudiantes Universitarios Particulares del Ecuador (FEUPE). En julio de 1987 obtuvo la licenciatura con una tesis titulada Evaluación de los programas de apoyo al sector informal en Guayaquil ( la elección del tema habla de sus intereses), trabajo que recibió una mención especial del tribunal académico, y con el título de economista en la mano se dispuso a emprender una carrera profesional. Antes, sin embargo, destinó un año a realizar labores de voluntariado en la misión que los lasallanos tenían en Zumbahua, poblado del cantón Pujilí de la provincia de Cotopaxi, a 3.600 metros de altitud, donde ayudó a aplicar proyectos de desarrollo rural para las comunidades indígenas. Profesor de Economía en su antigua facultad. En 1989 se apuntó a un concurso nacional de merecimientos para hacerse con sendas becas de posgrado ofertadas por el Gobierno de Bélgica y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID); ganó las dos, y como sólo podía disfrutar una se decantó por el destino europeo. Fue el inicio de un bienio de formación en la Universidad Católica de Lovaina-la-Nueva que concluyó en junio de 1991 con la obtención de su primer máster en Economía. En 1992 comenzó una trayectoria profesional como docente de su especialidad, pero dejando abierta la puerta a la consecución de nuevos méritos formativos. De profesor asociado en la UCSG pasó, en 1993, a profesor titular del Departamento de Economía de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), casa de estudios privada donde iba a ejercer con interrupciones en los próximos 12 años, como director departamental y como profesor de las asignaturas de Macroeconomía, Microeconomía, Economía Cuantitativa, Desarrollo Económico y Economía Empresarial. Fungió también de directivo en el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) del Ecuador, con competencias administrativas en programas de mejora del sistema educativo nacional financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Unos meses después de iniciar esta labor en Quito, en 1993,denunció un caso de corrupción interna y como represalia sus superiores le rescindieron el contrato. Sin embargo, sus vínculos con las aulas no se vieron afectados. En 1997en Illinois, Estados Unidos, redondeó su currículum académico en el Departamento de Economía del campus de Urbana-Champaign de la Universidad de ese estado, donde en mayo de 1999 obtuvo una segunda maestría y en octubre de 2001 se sacó el doctorado. De Estados Unidos se trajo también el bagaje del idioma inglés, cuyo conocimiento sumó al que ya tenía del francés. A finales de 2001 Correa se reincorporó a la USFQ en calidad de director del Departamento de Economía. En los cuatro años siguientes consolidó su perfil dando clases como profesor visitante en tres centros de Quito, la unidad académica de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), la sede del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB), y otros tantos de Guayaquil, la Universidad Estatal, la Universidad Católica de Santiago (UCSG) y la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL). Fue ahora también cuando adquirió experiencia como asesor sobre economía ecuatoriana, en especial la consultoría de prospectiva y riesgos, de diversos organismos y entidades, entre los que se citan el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Japan Bank for International Cooperation (JBIC) y la Asociación Ecuatoriana de Agentes de Carga y Logística Internacional (ASEACI). Asimismo, escribió un buen número de artículos de análisis de las actualidades económicas del Ecuador y el conjunto del subcontinente que fueron publicados por universidades y revistas especializadas. Que el economista era un fuerte detractor del modelo neoliberal lo traslucían ya los títulos de algunos de sus trabajos, como Más allá de la economía autista; Economía y humanismo, El sofisma del libre comercio y Canje de deuda: todo en función de los acreedores. Sus amonestaciones fueron también directas a la gestión y las políticas de los últimos presidentes ecuatorianos, los democristianos Jamil Mahuad Witt y Gustavo Noboa Bejarano, y el ex coronel Lucio Gutiérrez Borbúa, las cuales fueron puestas en la picota en trabajos como Ecuador: de absurdas dolarizaciones a uniones monetarias y Lo mismo de lo peor: la política económica del Gobierno de Lucio Gutiérrez. Idéntico tono crítico, tenía un libro publicado en 2004, La vulnerabilidad de la economía ecuatoriana: hacia una mejor política económica para la generación de empleo, reducción de la pobreza y desigualdad.

Interesante.
Uno de los imprescindibles,no ?

3 comentarios:

  1. Esteee... estos ñatos ultracatólicos no son del Opus???

    Besos y consultas.

    ResponderEliminar
  2. nop. para nada. nada más lejos del Opus que los lasallanos.

    ResponderEliminar
  3. La verdad verdadera, es un gusto. Si no tuviste oportunidad, y queres poner el CV en movimiento, mirate la entrevista que le hizo Lanata. Tenìa una idea muy general de Correa, y por correcciòn polìtica lo apoyaba (faltaba màs!) Pero despuès de ver esta entrevista, comprè sin pedir facturas ni rebaja (esta colgada en Mundo Perverso, abajo dejo el link). Vale la pena. Me gustarìa tener uno asì...
    http://mundo-perverso.blogspot.com/2009/04/correa-y-lanata-mano-mano.html

    ResponderEliminar