miércoles, 15 de abril de 2009

Hic et nunc

La derecha , dice Emir Sader, ganó la batalla cultural al convertir al ciudadano en consumidor.La industria cultural denunciada por Adorno y Hokheimer rápidamente fue utilizada para reproducir el discurso hegemónico de la dominación. Las mediaciones, las resignificaciones discursivas de los textos de esa industria hechas por los sectores subalternos no alcanzan, diría yo, para oponerse, porque más que rápidamente son "cooptadas" por esa industria y reapuntadas contra las clases populares. La capacidad de esa industria para instalar las categorías de pensamiento a partir de las cuales el “sentido común” elabora el análisis y el razonamiento es enormemente fuerte. Es necesaria la intervención política. Por eso quizá la Ley de Medios es la madre de todas las batallas. Creo que los más interesante de la Ley, a largo plazo, es la posibilidad de contar con una estructura legal que permita la aparición de las radios FM baja potencia, regionales o comunitarias. Plantear la discusión con los grandes medios vistos desde la categorización de Casullo – los medios que se han convertido en EL partido de la derecha - exige un recurso técnico de un costo impensable. Recordando algunos de los comentarios hechos en la última reunión bloggera, donde se hace más evidente que estas radios no producen información propia sino que la obtienen a partir de la producción de la TV y los sitios web de los medios de circulación nacional, reproduciendo el discurso hegemónico; la posibilidad del espacio 2.0 para producir contenidos distintos , desde la noticia local hasta las elaboraciones ideológicas y políticas más diversas, pero sobre todo locales es más que apasionante. Así podemos intentar pelear el espacio mediático hasta que nos desconecten , como hablamos siempre con Gerardo, recuperando el significado de la ilusión colectiva que nos cuentan los hermanitos Wachowski en Matrix.

1 comentario:

  1. Así es.
    Hasta que nos desconecten, siempre!

    ResponderEliminar