lunes, 3 de mayo de 2010

La palabra no se mancha

No somos inocentes.
En una nota que escribió para Página 12, Wainfeld nos describe como "Un conjunto de bloggers que mestiza a jóvenes y veteranos, todos de clase media y muchos de ellos con competencias intelectuales o académicas " y me suena muy acertada.
En esta etapa de la historia, donde desde nuestro campo Feimann puede decir que cualquier boludo tiene un blog y en el de enfrente Sarlo puede pensar en jóvenes activistas dedicados a la difamación, lo que emerge es el valor de la palabra.
La palabra hegemonía, la palabra subalternidad.
La cultura de la clase popular.
El populismo.
El peronismo.
¿La conciencia de clase en sus múltiples mediaciones?
No es casual que seamos nosotros, los bloggers hoy cincuentones, último vagón de cola de la generación derrotada en los setenta y los bloggers jóvenes, nacidos en la democracia, los que unimos diferentes experiencias de formación política, académica, de militancia en las organizaciones, en el barrio, en la fábrica multinacional y la PYME , en los bancos , en la administración pública, en la educación y en la salud. Son nuestros lugares de trabajo.Todos estamos acostumbrados a usar la palabra como insumo básico de transmisión de ideas.
En general la tratamos con respeto, ése que le reclama a sus compañeros periodistas Aliverti hoy en su columna.
La palabra militancia , cuyos ecos remiten a un colectivo activo, hoy se reformula en múltiples significados. La actividad bloggera no es toda la militancia, apenas una pequeña parte. Lo novedoso es que disputa el capital simbólico con los medios. No de igual a igual. La diferencia de escala es enorme, pero en la discusión por el sentido no lo es, porque la palabra es de los periodistas que escriben ahí y es a ellos a los que interpelamos. Es a ellos a los que les discutimos su posición de sacerdotes de la ecclesia mediática, voz hegemónica del sistema.
No es casual que un ministro de apellido de patrón – Bullrich- quiera ocultar contenidos educativos que enuncian palabras que estaban negadas. Como dijo Rodolfo Walsh "Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas". Es por eso que la disputa por la palabra es tan importante. La palabra recupera la conciencia y activa la memoria.

7 comentarios:

  1. 100 % de acuerdo. Como decía Mallarmé: "Hay algo de sagrado en las palabras que impiden jugar con ellas como si fueran un juego de azar. Manejar artísticamente una lengua equivale a ejercer una especie de conjuro mágico"
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. Aunque Lewis Carrol tenia razon.

    ResponderEliminar
  3. Si Lewis Carroll tenía razón, será cuestión de insistir en la disputa por el sentido. Sobre todo cuando la puesta en vigencia de la Ley de Servicios audiovisuales equilibre un poco las condiciones de la competencia.

    Muy bueno el post, Canilla. Si me permite, voy a tomarle la cita de Walsh, que me viene justo para cerrar una nota que quiero meter en el diario liberal para el que trabajo. Si sale, después le agradezco cuando la haga post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Así es, la lucha por la palabra y por sus sentidos.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno! Me encanta leer a gente pensante Cani, ayuda a mantener la cabeza activa.
    Ampliaremos...;D

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno Canilla.
    Adhiero a cada palabra. La palabra y el sentido que es social nos une en la disputa. No importa si la lucha sigue siendo desigual, ya vemos que aunque sea 97% a 3, ese 3% a ellos les duele. Porque los dueños de todas las cosas, van por todo siempre. Es su naturaleza, no permiten ni aceptan una sola derrota, por más irrelevante que sea. Y a nosotros esas pequeñísimas batallas ganadas con dignidad y con nuestras ideas nos dan ánimo para esa otra gran lucha.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Also, es cierto que manejar las palabras es un arte, pero no hay que olvidar que en ciertas condiciones, como dicen el Lic y Bob , hay que recordar que es una disputa.
    Maga: como va la cosa en Méjico? tengo data de que hay disputas ahí también.
    Mujer y Avallay gracias.
    He tardado en responder por culpa de mi hígado, pero tranqui no es cirrosis, es que me cae mal mucho chori y tetra.

    ResponderEliminar